• Ortopedia Mª Auxiliadora

Rotura fibrilar

La rotura fibrilar es una lesión frecuente en la práctica deportiva pero también tras un esfuerzo brusco cuando la persona lleva una vida sedentaria.

También se la denomina desgarro muscular, ya que consiste en la rotura de más o menos fibras de las que configuran el músculo.

Su gravedad dependerá del músculo y el número de fibras que se han roto, lo que determinará también el tiempo necesario para la recuperación – 8-10 días, 2-3 semanas o más de tres semanas.



Síntomas:

  • Dolor repentino e intenso

  • Hematoma causado por la rotura de vasos sanguíneos adyacentes

  • En los casos más graves puede producirse un bloqueo del movimiento a causa de la contracción de los músculos adyacentes

  • En ocasiones el intenso dolor puede originar mareo y sudor frío.


Tratamiento:

Reposo: dejar la práctica deportiva y caminar lo menos posible, con el fin de evitar que se agrave la le lesión con la rotura de más fibras.

Se suele recomendar el uso de un vendaje compresivo, pero que no impida la movilización del músculo.


Aplicación local de frío: reduce la inflamación y calma el dolor. Se aplica hielo (nunca directamente sobre la piel) o bandas de gel congeladas durante aproximadamente un cuarto de hora en la zona dolorida.





Antiinflamatorios no esteroideos: también calman el dolor y reducen la inflamación.


Rehabilitación: no debe reanudarse la práctica de ejercicio hasta que no haya desaparecido completamente el dolor agudo. Y aun así debe iniciarse con estiramientos suaves hasta el punto en que el propio dolor lo permita, manteniéndolo durante unos segundos y en series de cinco, varias veces al día. Se recomienda aplicar calor local después de cada sesión de estiramientos.

0 vistas